El impulso del proyecto LIFE permite cuadruplicar la superficie de gestión forestal en el área de Montserrat